Floraciones Junio (Cuarta semana)

Epidendrum  quitensium Epidendrum  quitensium

Es una especie similar a los conocidos E. radicans, simpodial, y es muy difícil de encontrar en nuestro medio, pues nadie la comercializa, pertenece a la flora de Ecuador, llegando al norte de Perú, y al oeste de Colombia, con sus largas cañas, viviendo en los valles en alturas de 2500 a 3000 metros, en los Andes de esos países.

Fue traído un doble keiki (nuevo brote)  por mí hace años desde Colombia.

Como se comprenderá es una planta que prefiere el clima de intermedio a frio, dada la altura de su habitad, y pese a la facilidad que da nuestro clima para cultivarla, prácticamente no es vista en las colecciones ni de aficionados o profesionales.

Epidendrum  quitensium

Es terrestre, litófita o epífita, aunque la palabra terrestre no debe aplicarse en comparación con nuestra visión, pues en general el substrato terrestre en su habitad, está compuesto por desechos orgánicos, maderas, ramitas, hojas secas en descomposición, cubiertos de musgo y hongos, propios de este  tipo de selvas rocosas y húmedas.

Debe  plantarse con trozos pequeños de corteza y musgo sphanum para mantener la humedad y tolera ciertas cantidades de arena libre de salinidad.

Laelia flava

Laelia flava

Esta planta de pequeño a regular tamaño, no es común en nuestro medio, pues no es fácil su cultivo, pese a lo interesante de sus floraciones múltiples, de un muy buen color amarillo.

Son plantas simpodiales, normalmente rupícolas o litófitas, formando pequeños grupos de matas comprimidas, extendiendo las raíces por musgos y líquenes que recubren las piedras, rocas y pedruscos de la Serra do Piedade, Serrado Frio y zonas rocosas de esas áreas, dentro principalmente del Estado de Minas Gerais en Brasil, en alturas que van de 800 a 1000 msnm., a plena luz solar solo protegidas por hierbas y detritos orgánicos.

Si uno le pregunta a los cultivadores como es su historia con las Laelias rupícolas brasileñas, escuchara seguramente grandes lamentos por los fracasos con el cultivo de ellas.

Se las puede ver crecer bien y no ver nunca una floración, eso hasta tanto se pueda aprender a darle los elementos que tienen en la naturaleza, como ser mucha luz y humedad durante su crecimiento, y altos contenidos minerales solubles similares a los de las rocas o tierra en que habitan.

Tiene pseudobulbos cónicos de alrededor de 10 cm. de alto con una hoja lineal lanceolada, coriáceas, de alrededor de 15 cm. de largo, teñidos con ligero color purpura en la parte de abajo, y también el mismo color pueden tener en los pseudobulbos.

Requieren ser cultivadas con muy buena intensidad de luz, para obtener éxito en su cultivo y por ende en la floración.

La inflorescencia es apical no ramificada de 25 a 30 cm. de largo, con varias flores de color amarillo brillante de hasta 5 cm. de diámetro, agrupadas en el extremo de la vara.

Florece en primavera aunque muchas veces repite la floración en fin de otoño y/o principios del invierno.

junio44

Se puede ver en la foto de la planta cuatro pseudobulbos nuevos de diferentes tamaños, y tres de ellos con varas florales desarrolladas.

Necesita un periodo de descanso y sequia durante el invierno, y muy buen drenaje en su medio de cultivo tratando de imitar lo más posible las condiciones de su habitad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *