CONTENEDORES

Para comenzar lo mas importante es que siempre, cualquiera sea la especie o forma de vida de las orquídeas, es necesario que las plantas tengan un muy buen drenaje. Esto sirve para evitar la alteración del medio de cultivo cualquiera sea el que se use, y evitar la formación de colonias de bacterias que perjudiquen a las plantas.

Para ser claros en este aspecto, dividiremos las plantas en tres categorías básicas:

Plantas epífitas:

Son aquellas que viven sobre huéspedes de todo tipo, sin tomar de ellos su necesario alimento.

En las orquídeas puede tratarse generalmente de troncos o ramas de árboles, pero también se ven sobre piedras rocas y grietas en las laderas de sierras y montañas.

 Plantas semis terrestres:

Son aquellas que viven en huecos donde no existe tierra negra de cultivo, sino hojarasca ramitas y otros elementos de desechos propios de los lugares silvestre en que habitan. Tambien entran en esta categoría algunas plantas que viven sobre musgos de diferentes especies, como ejemplo ciertas especies de orquídeas que viven directamente sobre musgo sphanum en nuestra provincia de Tierra del Fuego.

⇒ Plantas terrestres:

Son las que viven en tierra fértil, o en mezclas con turba o con arena, en diversas proporciones, como cualquier otra planta común.

Orquídeas y sus contenedores:

Plantas epifitas

Hay un grupo de estas plantas que prefieren ser cultivadas sobre ramas o troncos de árboles de corteza rugosa y perenne preferiblemente, o en su defecto en nuestros cultivos en pedazos de ramas o troncos de ciertas especies arbóreas, como ceibo, tipa, jacarandá, vides, jazmines, etc., con las mismas características.

Entre las especies que gustan de troncos, citaremos los Oncidium casi todas las especies, algunas Miltonia de Brasil, algunas Cattleyas bifoliadas, y Dendrobium  del tipo nobile, etc.

Otro de los contenedores más usados son las cestas de madera, generalmente con tres o cuatro  varillas cruzadas en sus extremos intercaladas por cada lado y unidas en los extremos, y con la base hecha de estas mismas varillas.

Este tipo de contenedores son interesantes para tener especies como las Stanhopeas y otras especies afines cuya vara floral crece hacia abajo verticalmente, y también a Vandas, Aerides, y otras cuyas raíces prefieren estar en el aire directamente. Tambien son ideales para tener plantas colgando dentro de las áreas de cultivo.

El más común de los contenedores son las macetas, sobre todo si el área de cultivo posee mesadas donde se colocan las plantas.

Dentro de este tipo son muy buenas las de barro cocido con agujeros de buen diámetro en toda su  superficie cilíndrica, pero son muy difíciles de conseguir en nuestro medio.

Por eso recomiendo finalmente para la mayoría de las especies los contenedores de plástico rígidos de diámetros relacionados con la planta a colocar en ellos, siendo en general lo más adecuado entre 15 y 20 cm. de diámetro.

La ventaja de este tipo de contenedores es su bajo costo, durabilidad, su bajo peso, su facilidad para poder colgarlo y/o mantenerlo sobre mesadas.

Plantas semis terrestres

Como comprenderán es imposible utilizar otro tipo de contenedores que no sean macetas para contener el medio de cultivo de las especies de este tipo.

Generalmente las plantas de este grupo son de gran tamaño y por lo tanto los contenedores serán de mayor diámetro.

Citaremos dentro de este grupo a los Cymbidium, algunas especies de Epidendrum, y otras.

Plantas terrestres

En este grupo solo se usaran macetas para plantar estas especies entre las que citaremos Cypripedium y especies afines, Bletillas, Bletias, Phaius, y otras especies terrestres autóctonas.

Orquideasyalgomas.com

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *